Decorar salones con niños

Los salones son centros de reuniones familiares por excelencia. Por eso no sólo se trata de decorarlos a nuestro gusto, también tendremos que tener en cuenta qué es lo que piensan nuestros hijos y añadir pinceladas de adornos según su criterio. Vamos a ver algunos consejos para hacerlo bien.

En las paredes y en mezcla homogénea con nuestros cuadros preferidos podemos colgar las labores decorativas de todo tipo que han hecho los más pequeños de la vivienda. Otra alternativa es añadir posters, pegatinas o dibujos de los cuentos más populares o bocetos variados.

En cuanto a los muebles del salón lo mejor para los niños son butacones bajos o sillitas de vivos colores. Para los bebés es imprescindible disponer de una hamaca reclinable de varias posiciones para que se sientan con comodidad. Para no estropear la “exposición estética” hay que coordinar todos los muebles disponibles en el centro distribuyéndolos uniformemente.

La iluminación debe ser suave, sin dañar los ojos, y lo ideal es que las lámparas que están de pie sean ligeras para en casos de caídas accidentales evitar accidentes aparatosos. Se pueden poner bombillas de colores en el aparato del techo y conseguir aun más confort e intimidad.

Y por último les aconsejamos que no se empeñen en poner muchos muebles, es mejor pocos pero bien colocados que un barullo sin sentido que puede provocar daños a los niños si se tropiezan y caen. Tampoco es necesario tener gran cantidad de aparatos electrónicos que estén por todos lados.

Escrito por bea | 21 de enero de 2014 | 0 comentarios
Categorias: General | Etiquetas: ,

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta